Lago Rotorua de Nueva Zelanda oculta “anomalía magnética” bajo la superficie, según estudioTecnologías

Lago Rotorua de Nueva Zelanda oculta “anomalía magnética” bajo la superficie, según estudio

El descubrimiento se hizo después de que se hiciera el primer mapeo en la historia de la zona

Javier Neri

Por: Javier Neri  

En una revelación sorprendente, nuevos mapas han descubierto un sistema hidrotermal escondido bajo el famoso lago Rotorua en Nueva Zelanda, conocido por ser el escenario de una leyenda de amor maorí.

El lago, ubicado en el corazón de un antiguo cráter volcánico, tiene una historia fascinante, donde la hija de un jefe superó un amor prohibido nadando a través del lago para encontrarse con un joven guerrero.

La zona ya era conocida por su actividad hidrotermal, con nubes de vapor y un toque “mágico verde-azul” debido al azufre.

Rotorua. Ciencia. Nueva Zelanda

Descubrimiento sin precedentes

Investigadores de GNS Science en Nueva Zelanda han cartografiado el lecho del lago Rotorua con un nivel de detalle nunca antes visto.

Estos mapas, que cubren el 68% del fondo del lago, revelan cráteres de erupciones, un antiguo río y una intrigante anomalía magnética en el sur del lago. Este hallazgo demuestra que los sistemas hidrotermales en tierra firme de Rotorua se extienden a las profundidades del lago.

Cambio magnético inusual

Cornel de Ronde, científico principal de GNS Science, comparó para LiveScience la experiencia de ver los mapas con ponerse anteojos por primera vez. La anomalía magnética negativa, rara en rocas volcánicas, podría deberse a la transformación de la magnetita en pirita por los fluidos hidrotermales, disminuyendo la señal magnética.

Además, los investigadores descubrieron pruebas adicionales de actividad hidrotermal en la misma área, con un mapa de flujo de calor mostrando calor ascendiendo desde el fondo del lago y cráteres que podrían ser evidencia de erupciones hidrotermales.

A pesar de toda esta actividad, las temperaturas del agua cerca del fondo del lago son frescas, alrededor de 57 grados Fahrenheit (14 grados Celsius).

Este fenómeno se debe al tamaño del lago, que equilibra el calor que sube desde abajo, manteniendo una fluctuación mínima de apenas 1.8 grados F (1 grado C) en un mes. Aunque imperceptible para los nadadores, la instrumentación científica ha capturado estos detalles, expandiendo nuestra comprensión de este rincón de la naturaleza neozelandesa.

Te puede interesar: Así es como se vería la Tierra sin agua, según inteligencia artificial

Temas

Más Noticias