Científica halló un “continente perdido” antiguo en AustraliaTecnologías

Científica halló un “continente perdido” antiguo en Australia

Se estima que pudo albergar cerca de un millón de personas

Javier Neri

Por: Javier Neri  

Un estudio científico reciente sostiene la existencia de un continente antiguo “perdido” en los alrededores de la costa de Australia.

Según proyecciones, esta tierra apodada en algunos medios como la “Atlántida Australiana” pudo albergar hace 70 mil años a medio millón de personas, en una franja del estante continental que conectó en sus momentos con las regiones de Kimberley y Arnhem Land, que hoy están separadas por una bahía oceánica inmensa.

La Australia moderna anteriormente estaba unida con Nueva Guinea y Tasmania en un paleocontinente llamado Sahul, del que a pesar de su tamaño, había pocas investigaciones sobre la presencia humana en este territorio sumergido en el oceáno.

El estudio fue liderado por la científica Kasih Norman, una arqueóloga de la Universidad de Griffith, Queenslad, y en él se teorizó que los márgenes continentales pudieron ser habitados por personas, pese a la creencia mayormente aceptada de que eran terrenos improductivos y poco utilizados.

Atlántida Australiana. Mapa.

Prueban existencia de humanos en el continente “perdido” australiano

Publicada en Quaternary Science Reviews, esta investigación combinó datos regionales sobre los niveles del mar (en periodos que abarcan 70 mil y 9 mil años del pasado), con mapas modernos que detallan las características del lecho marino de esta zona continental sumergida. Los mapas fueron elaborados a partir del mapeo sonar de barcos que navegaron por estas regiones.

Los mapeos permitieron visualizar que el paisaje bajo el mar había padecido cambios importantes con el paso del tiempo: Entre 71 mil y 59 mil años atrás, los niveles del agua eran 40 metros más bajos a los registrados hoy, lo cual expuso un arco de islas en el borde noroeste de Sahul.

Sumado a esto, entre 29 mil y 14 mil años atrás, hubo otro descenso abrupto de los niveles marítimos, lo cual coincidió con la última “Edad de Hielo”. Ambos factores expusieron una franja enorme de tierra junto a la Australia contemporánea.

Atlántida. Australia.

Todos los factores para habitar

Ambos descubrimientos sirven de base para la hipótesis que propone el estudio, donde en el pasado, se dio una “migración en etapas” entre la Indonesia actual y Australia.

Por otro lado, el mapeo sonar también mostró un territorio en el que los humanos pudieron haber habitado sin problemas, ya que se trata de un escarpe o acantilado que pudo brindar un buen refugio para los humanos. En él había un mar interior junto a un enorme lago de agua dulce, así como muestras de lechos de ríos que serpenteaban de este cuerpo clave de agua.

Norman estimó que dicho lago pudo dar soporte vital a 50 mil y medio millón de seres humanos.

“No estamos hablando de números reales de población, sino simplemente de proyectar la capacidad de carga de nuestro hallazgo”, explicó la científica para LiveScience, “En pocas palabras, queremos decir que podría haber tenido ese número de personas”.

¿Qué le pasó a estas personas?

Otras investigaciones científicas alrededor de esta misma teoría podrían arrojar luces sobre qué llevó a que las personas de esta región migraran a otros lugares del mundo.

Posiblemente, los “atlantes australianos” se vieron forzados a dejar su tierra debido al crecimiento de las mareas.

Conforme la última Edad de Hielo disminuyó, el calentamiento terrestre hicieron que los casquetes de hielo alrededor del mundo se fusionaran de vuelta con el mar, contribuyendo el ascenso de sus aguas.

Hace aproximadamente 14 mil o 14,500 años, el nivel del mar aumentó a gran velocidad (alrededor de 1 metro cada año durante 400 años). Fue en ese periodo cuando más de 100 mil kilómetros cuadrados quedaron “bajo el agua”, según estimaciones de Norman.

“La gente realmente habría visto el paisaje alterarse frente a ellos, y se habría visto forzada a regresar por esta costa que cambiaba rápidamente”, sostuvo la arqueóloga.

Otro estudio publicado en la revista Nature corrobaría esta hipótesis, ya que en éste se analizó la genética de personas de las Islas Tiwi (al borde de este continente perdido) y se reveló durante el último periodo glacial, las firmas genéticas de esta población cambiaron, indicando el flujo de nuevas poblaciones en el área.

Ahora, Norman tiene la esperanza de que sus datos lleven a otros investigadores a centrarse más en el impacto arqueológico de esta región sumergida el océano.

“Es fascinante ver cómo los humanos respondieron activamente a los sucesos del pasado, y desde luego, sobrevivieron a ellos y prosperaron. Espero que haya algo que podamos aprender de ello”, finalizó la experta.

Te puede interesar: Dan con otro monumental hallazgo en civilización antigua descubierta hace poco en Ecuador

Temas

Más Noticias